Carlos Serrano, presidente ejecutivo, reveló que el robo de combustible deja pérdidas cercanas a 6 mil mdp anuales

El Financiero

Cerca del 8 por ciento de las 750 mil toneladas de gas licuado de petróleo (gas LP) que llegan mensualmente a los usuarios finales en el país son producto del ‘huachicoleo’ o de los robos de los que son víctimas las compañías comercializadoras. Carlos Serrano, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), explicó en entrevista que mes a mes las compañías del sector dejan de comercializar alrededor de 50 mil toneladas del combustible debido al hurto en tomas clandestinas o en actos delictivos de los que son víctimas sus empleados. Este delito deja pérdidas cercanas a 6 mil millones de pesos anuales a Petróleos Mexicanos (Pemex), y una cantidad similar a las empresas del sector, señaló Serrano. Aunque 8 por ciento es el promedio nacional, en algunas entidades del centro del país este porcentaje asciende hasta 20 por ciento. “(En algunos estados) 2 de cada 10 servicios de gas se hacen con gas robado, se genera un mercado secundario que daña terriblemente a las empresas formalmente establecidas”, puntualizó Serrano.