Por: Eduardo Sánchez

En el estado de Puebla, la impunidad ha reportado un aumento durante los últimos años, pues de acuerdo con las cifras más recientes, de cada 100 delitos cometidos el 75.5 por ciento de los casos permanecen impunes; aunado a esto, nueve de cada 10 delitos cometidos no son denunciados ante las autoridades, según datos del Índice Global de Impunidad México 2018. De 2016 a 2018, la entidad registró un aumento de 6.4 puntos en el catálogo global, lo cual coloca a Puebla dentro de los 10 estados con los índices más altos a nivel nacional, ocupando el penúltimo lugar, sólo por encima de Oaxaca. Además, se encuentra en la lista de los 12 estados que prácticamente no cuentan con un sistema de justicia, pues, a pesar de que se coloca por debajo de la media nacional de incidencia delictiva, se cuenta con menos personal en las agencias del Ministerio Público, respecto al resto del país. Puebla cuenta con 1.5 jueces y magistrados por cada cien mil habitantes, una cifra baja en comparación a la media nacional, que se encuentra en 3.5, aunado a lo anterior, existen 1.7 agencias del Ministerio Público por cada cien mil habitantes. El estudio elaborado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP) señala que el mal funcionamiento de las instituciones públicas encargadas de garantizar la seguridad e impartir justicia en el estado son las razones principales para el aumento de los casos.

Sólo 1.7 por ciento de casos reciben condena

La cadena impune se refiere al recorrido que va desde el inicio de una averiguación previa o carpeta de investigación hasta el momento de la sentencia del delito. En un escenario ideal, la cadena impune sería ligeramente escalonada en orden descendiente, según reporta el IGI-MEX. Sin embargo, en el caso de Puebla, hay enormes diferencias entre los escalones que hablan de ineficiencias e inconsistencias en el proceso, teniendo de repercusión que sólo el 1.7 por ciento de los delitos cometidos reciban una sanción. Es decir, en la entidad poblana se realizó un registro de 64 mil 339 averiguaciones previas y carpetas de investigación abiertas, de estas, poco más de 62 mil fueron registradas como presuntos delitos y delitos en procuradurías y fiscalías. Pese a esto, sólo seis mil 235 casos fueron procesados y/o imputados; mil 199 fueron sentenciados y, al final de la cadena, un total de mil 97 casos recibieron una sentencia condenatoria. Bajo este rubro, y de acuerdo con cifras arrojadas por el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales (2016), los cinco delitos del fuero común cometidos periódicamente en el estado son: lesiones, robos, amenazas, violencia familiar y fraude. Otro dato importante que resalta esta investigación, es que Puebla ocupa el cuarto lugar en el top 20 de las entidades en los que el homicidio tiene un mayor grado de impunidad, esto, al presentar 5.2 por ciento de impunidad en este delito. Tal y como informó Exclusivas Puebla en su edición del 16 de marzo, la zona de la Angelópolis ocupa el primer lugar entre las siete principales regiones socioeconómicas en Puebla en tener el mayor número de carpetas de investigación de homicidio durante 2017-2018. El estudio atribuye esta situación a que las entidades no tienen agencias de investigación profesionales, independientes y con capacidades suficientes para atender el delito de homicidio.