Según el Banco Mundial, las naciones que crecerán son menos abiertas, más agrícolas y menos dependientes del sector servicios

 

BBC Mundo

 

Al infectar a millones de personas y provocar que los gobiernos confinen a sus poblaciones, el nuevo coronavirus dejó a las economías de todo el mundo en la sala de cuidados intensivos.

En un informe reciente, el Banco Mundial advirtió que la pandemia de covid-19 causará la mayor crisis económica mundial desde por lo menos 1870 y amenaza con provocar un aumento drástico en los niveles de pobreza en todo el mundo.

Pero para 30 países este año será de crecimiento, aunque menor de lo esperado, con raras excepciones.

Una de esas excepciones es Guyana, un país vecino de Brasil, que se espera que muestre un crecimiento de más del 50% este año, el más grande del mundo, debido al comienzo de la explotación de petróleo, aunque el precio del crudo cayó a uno de los niveles más bajos de la historia.

 

Guyana también será la única que crecerá en América Latina y el Caribe

 

De las regiones del mundo, sólo Asia Oriental y el Pacífico mostrarán crecimiento (0.5%), principalmente debido a China. Sin embargo, se espera que el gigante asiático crezca sólo un 1%, una tasa pequeña en comparación con años anteriores.

A pesar de esto, el Banco Mundial espera que el PIB mundial se reduzca un 5.2% este año, más del doble que el registrado en la crisis financiera de 2008.

Las 5 razones, según los economistas

 

Pero entonces, ¿qué hay detrás del crecimiento de estos 30 países este año?

“Los pocos mercados emergentes y economías en desarrollo que se espera que eviten las contracciones en la actividad económica este año tienden a ser menos abiertos, más agrícolas y menos dependientes del sector de servicios”, dicen a BBC Brasil los economistas del Banco Mundial responsables del informe Perspectivas Económicas Mundiales. Y citan cinco puntos para explicar por qué estos países crecerán:

 

  1. Menos integración en el comercio mundial

 

Estos países están, significativamente menos integrados en el comercio mundial, lo que ayuda a aislarlos parcialmente de los graves efectos mundiales de la caída de la demanda externa.

Los índices de exportación/PIB en estos países son aproximadamente 35% menores que el promedio de los países emergentes y en desarrollo, y los índices actuales de comercio/PIB (importaciones más exportaciones) son aproximadamente 25% más bajos.

 

  1. Mayor dependencia de la agricultura

 

Estos países tienden a depender más del sector agrícola, que en promedio ha estado menos expuesto a la caída inducida por la pandemia en los precios de los productos básicos; los precios de los productos agrícolas disminuyeron sólo marginalmente. Los sectores agrícolas de las economías que se espera que crezcan este año representan más del doble del tamaño (128%) del promedio de los países emergentes y en desarrollo.

 

  1. Sector servicios más pequeño

 

Estos países también tienden a tener sectores de servicios que son 20% menores que el promedio de los países emergentes y en desarrollo.

Los sectores de servicios se ven particularmente afectados por la pandemia, ya que varias actividades que involucran interacciones se han interrumpido debido a la distancia social.

 

  1. Menos dependencia del turismo

 

Estas economías también son notablemente menos vulnerables al colapso de los viajes y el turismo mundiales, ya que sus sectores turísticos son la mitad del tamaño del promedio de los países emergentes y en desarrollo.

 

  1. Menos impacto de la pandemia

Aunque la capacidad para realizar pruebas dificulta la comparación confiable de brotes entre países, (…) el tamaño de los brotes (en relación con el tamaño de la población) en las economías que se espera que crezcan este año fue 75% menor que el promedio de los países emergentes y en desarrollo cuando publicamos el informe.

Además, hubo menos restricciones de movimiento en estos países, a diferencia del resto del mundo.

“Las restricciones en estas economías también fueron 20% menos estrictas que el promedio de los países emergentes y en desarrollo”.

Crecerán las que están menos integradas al comercio mundial

 

Las naciones del África subsahariana (con dependencia de las exportaciones de productos industriales -metales, minerales y petróleo-) están menos integradas en el comercio mundial y más dependientes de la agricultura, lo que ayuda a aislarlas en parte “de los graves efectos globales de la caída de la demanda externa.

Alrededor de dos tercios de las 31 economías que se espera que crezcan en 2020 se encuentran en África subsahariana, donde representan aproximadamente una cuarta parte del PIB de la región.

Países que, se espera, crecerán en 2020 (en % del PIB):

 

Asia oriental y el Pacífico

China (1%), Laos (1%), Myanmar (1.5%) y Vietnam (2.8%)

Europa y Asia Central

Uzbekistán (1.5%)

América Latina y el Caribe

Guyana (51.1%)

Medio Oriente y norte de África

Djibouti (1.3%), Egipto (3%)

Sur de Asia

Bangladesh (1.6%), Bután (1.5%) y Nepal (1.8%)

África subsahariana

Benin (3.2%), Burkina Faso (2%), Burundi (1%), República Centroafricana (0.8%), Costa de Marfil (2.7%), Etiopía (3.2%), Gambia (2.5%), Ghana (1.5%), Guinea (2.1%), Kenia (1.5%), Malawi (2%), Mali (0.9%), Mozambique (1, 3%), Níger (1%), Ruanda (2%), Senegal (1.3%), Tanzania (2.5%), Togo (1%), Uganda (3.3%).