El ataque fue atribuido a grupos neonazis, y el gobierno de Sebastián Piñera anunció que presentará una demanda para dar con los responsables

Infobae

Tres mujeres y un comandante de Carabineros resultaron heridos anoche por arma blanca tras la manifestación de miles de personas en la capital chilena a favor del aborto “libre, seguro y gratuito”. El gobierno chileno presentó este jueves una demanda, informó el ministerio del Interior. “El gobierno chileno ya presentó una querella por estas acciones que son absolutamente repudiables”, afirmó Andrés Chadwick, ministro del Interior. La noche del miércoles, cuando concluía la masiva manifestación, encapuchados realizaron desmanes e instalaron barricadas en la céntrica avenida Alameda, la principal arteria de Santiago, atacando a tres mujeres y un oficial, lo que resultaron con heridas de diferente consideración. El ataque se lo atribuyeron en redes sociales grupos neonazis, que rechazan las exigencias de organizaciones feministas para implementar el aborto libre en Chile. Acompañadas de batucadas y de cientos de pancartas donde se podían leer frases como “mujeres en marcha hasta que seamos libres”, “las ricas se lo pagan…las pobres se desangran” o “aborto libre ahora”, unas 50.000 personas marcharon pacíficamente por la Alameda Bernardo O’Higgins, la principal arteria de la capital chilena, hasta pasar ante el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.