Al menos 10 personas murieron y 30 resultaron heridas este sábado tras un accidente de lanchas rápidas turísticas entre los cañones de un lago en la localidad brasileña de Capitólio, en el estado de Minas Gerais (sudeste)

 Cuatro embarcaciones fueron golpeadas por un gran fragmento rocoso que se desprendió de un barranco y cayó. Dos de esas lanchas sufrieron un impacto directo y se hundieron en el accidente

SEGÚN LOS BOMBEROS, 23 personas recibieron atención médica tras el accidente y fueron dadas de alta. Dos fueron hospitalizadas, con fracturas expuestas.

 

EL RECONOCIMIENTO era complejo por la gravedad de las lesiones en los cuerpos de las víctimas. De una de las embarcaciones fueron rescatadas vivas 14 personas y de la otra, 10. Las otras dos barcas sufrieron impactos indirectos. De una de ellas fueron rescatados con vida 10 pasajeros, y de la cuarta lancha, 8 personas.

El País/BBC

El desprendimiento este sábado de un inmenso bloque de roca en una zona de cañones muy visitada por turistas locales causó la muerte de diez personas en Brasil. Los bomberos, que retomaron las tareas de búsqueda este domingo, recuperaron tres cadáveres más del agua, según el Cuerpo de Bomberos. Las víctimas estaban a bordo de varios barcos en un lago, en una típica excursión turística para contemplar los espectaculares acantilados de la ciudad de Capitólio, en Minas Gerais. Equipos de buceadores se desplegaron en el lago para localizar a los desaparecidos.

El accidente ocurrió en torno al mediodía, hora local, cuando empezaron a desprenderse algunas piedras de un acantilado. En instantes cayó una enorme roca que afectó a cuatro embarcaciones llenas de turistas, dos de ellas se hundieron. Una treintena de personas resultaron también heridas. Varias de ellas permanecen hospitalizadas. Entre los supervivientes, algunas personas que estaban en las dos lanchas que recibieron el impacto directo de la descomunal roca. Las fuertes lluvias de los últimos días probablemente facilitaron el desprendimiento.

El portavoz de los bomberos explicó que unos 40 buceadores participan en las tareas de búsqueda. “Contamos con un equipo de buzos especializados, el apoyo de nuestra aeronave Arcanjo 08, que cuenta con toda la estructura de evacuación médica en caso de que sea necesario traer a alguna víctima más grave a Belo Horizonte o a otro lugar”, ha explicado el portavoz Pedro Aihara, según el diario Folha de S.Paulo.

El alcalde de Capitólio ha difundido un video en redes sociales en el que da algún detalle del suceso y se solidariza con los afectados: “Estamos en estado de shock con esto, y nos solidarizamos con las víctimas, los heridos y las muertes. No fue una tromba de agua, fue un desprendimiento de piedras que golpeó algunos botes”, ha declarado el regidor Cristiano Silva.

El escenario del suceso es un popular destino turístico del Estado de Minas Gerais. Y ahora, en plenas vacaciones veraniegas por la Navidad, había numerosos visitantes. La visita más típica de la localidad es contemplar los espectaculares cañones a bordo de barcos que navegan por el enorme lago Furnas.

“Lo que ya hemos detectado es que tres embarcaciones se vieron afectadas, este número podría aumentar porque teníamos una cantidad muy grande de embarcaciones en ese momento. Pero ya hemos confirmado que fueron impactados tres barcos, de los que dos se hundieron”, ha añadido el portavoz de los bomberos.

Este explicó, en declaraciones al canal GloboNews citadas por la agencia Efe, que esa región de cañones está formada por rocas sedimentarias “más susceptibles a las acciones del viento y las lluvias” y que por tanto “presentan una resistencia menor”. Y ha añadido: “estamos en un periodo bastante lluvioso, lo que ha podido acelerar la penetración de agua en la estructura rocosa”.

 

Según Aihara, el reconocimiento era complejo por la gravedad de las lesiones en los cuerpos de las víctimas. De una de las embarcaciones fueron rescatadas vivas 14 personas y de la otra, 10.

Las otras dos barcas sufrieron impactos indirectos. De una de ellas fueron rescatados con vida 10 pasajeros, y de la cuarta lancha, 8 personas.

Según los bomberos, 23 personas recibieron atención médica tras el accidente y fueron dadas de alta. Dos fueron hospitalizadas, con fracturas expuestas.