Home TECNOLOGÍA Lo mejor que le podía pasar al Samsung Galaxy S7 se llama Galaxy S8
Lo mejor que le podía pasar al Samsung Galaxy S7 se llama Galaxy S8

Lo mejor que le podía pasar al Samsung Galaxy S7 se llama Galaxy S8

173
0

Es innegable que el Samsung Galaxy S7 fue uno de los mejores smartphones del pasado año 2016. Ahora, tras la presentación del smartphone que llega para suceder a este exitoso terminal, nos preguntamos: ¿merece la pena comprar a día de hoy un Samsung Galaxy S7 o S7 edge?

La respuesta es clara: sí, merece la pena, y mucho, pues a día de hoy, la anterior generación de gama alta de Samsung se encuentra en su mejor momento, y la culpa de ello la tiene el lanzamiento de la última hornada de smartphones de la línea Galaxy S.

Como suele suceder tras el lanzamiento de un nuevo terminal, la anterior generación sufre un decremento de precio bastante notable. Así, el Galaxy S7, y su hermano de mayor tamaño con pantalla curva, el S7 edge, se pueden conseguir en los principales distribuidores por un precio que supera, por poco, los 400 y 500 euros respectivamente.

Este es, sin duda, un precio más que atractivo para uno de los mejores terminales que se pueden comprar a día de hoy aún habiendo pasado un año desde su presentación, pues sus especificaciones poco o nada tienen que envidiar a la nueva hornada de dispositivos presentados en los últimos meses.

Tanto la pantalla de los terminales, como la capacidad de sus baterías o el resultado que ofrece su sensor fotográfico, pueden competir de tú a tú con algunos de los mejores teléfonos disponibles en el mercado. Es cierto que los nuevos smartphones cuentan con tecnologías más avanzadas, procesadores más potentes o cámaras dobles y de mayor calidad, pero también tienen un precio notablemente superior al del Galaxy S7 en la actualidad.

De hecho, si comparamos las características del Galaxy S8 con las del Galaxy S7 edge, no encontramos demasiadas diferencias más allá del nuevo procesador y el diseño renovado; tanto la resolución de pantalla, como la cantidad de memoria RAM, las especificaciones de su cámara principal o el nivel de resistencia al agua se mantienen exactamente iguales, e incluso la capacidad de la batería es superior en el caso del teléfono más antiguo. Aún así, la diferencia de precio entre uno y otro, hoy por hoy, supera los 250 euros.

El sector de la telefonía ha llegado a un punto en el que es realmente difícil seguir innovando. Esto, aunque puede ser algo frustrante de cara a aquellos usuarios que buscan tener siempre lo mejor de lo mejor en sus manos, también tiene su parte positiva, y es que, como hemos demostrado hoy con los Galaxy S7 y S7 edge, es posible comprar un terminal top del año pasado, y no tener la sensación de que en poco tiempo será un dispositivo desfasado.

(173)

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com